El Impacto Espiritual de los Grupos Pequeños

por Yvonne Estrada, UBA Writing Team (08/05/2013)

La Casa El Buen Samaritano ofrece cuidado médico, educación nutricional y una variedad de programas a los residentes de Harris County. Pero lo más importante de este ministerio es que atiende los asuntos personales y espirituales de los pacientes.

 

Un pequeño grupo se ha formado con algunos de estos pacientes.  Ellos se reunen ahora de manera regular y se les provee apoyo espiritual.

 

Rosy Diaz, la líder de este grupo, comparte que “En Casa, buscamos la salud integral de cada paciente, el equipo de ministración atiende la vida espiritual de cada visitante invitándoles a unirse a un grupo pequeño, donde reciben apoyo y aprenden a relacionarse con Dios y otros creyentes, en un ambiente de comunidad”. 

 

Gloria Londoño, miembro de la Iglesia Horeb y voluntaria en La Casa, comparte: “es a traves de estos contactos, que esperamos que cuerpos básicos de Cristo, o grupos pequeños, sean formados”.

 

En este grupo pequeño que Rosy lidera, los miembros  han conocido ha Dios…y han experimentado un cambio en su manera de amarse y comunicarse entre ellos mismos. Rosy conoció a Adriana cuando era paciente en La Casa. El grupo empezó a reunirse en la casa de Adriana, ella trajo a sus hermanas y a su mama.  Y los otros miembros vinieron a traves de ellos. En el grupo tenemos 6 matrimonios, 2 mujeres adultas y 7 niños, y a veces tenemos algunos visitantes.

 

Otro miembro del grupo, Aurea Delgado, quien recibió a Cristo hace un año, nos comparte que ”ahora que estoy con ustedes, en la célula, mi fé ha crecido, así como el deseo de leer la Biblia y de ir al templo.  Yo no tenía una Biblia en casa.  Ahora cuando la leo solo un ratito, veo que estoy  entendiendo.  Cuando no entiendo les pregunto a los otros miembros del grupo. Mi vida ha cambiado”.

 

Rosy, miembro de la Iglesia Horeb, continúa recordando a los miembros de este grupo pequeño, que oren y compartan su testimonio a demás familiares y amigos. “Confiamos en Dios, que sigan adoptando los valores de Cristo en manera individual y familiar”.

 

Aurea comparte como ella no se siente ahora sola. “Yo siento que tengo a alguien que me protege y me ayuda en mi trabajo y en mis finanzas. Yo comienzo cada dia dandole todo a Dios. Yo siempre supe que habia un Dios pero El no lo era para mi”.

 

Rosy, una discipula entrenada de la iglesia Horeb, esta ahora entrenando a otros. Ella le enseña a los miembros como orar y compartir su testimonio con los miembros de sus familias y amigos. “Nosotros confiamos en Dios que los miembros puedan aplicar las caracteristicas de un discipulo de manera individual y como una familia”.

 

Los Grupos Pequeños